Entrevista para Vandal – Los videojuegos también tienen su lado bueno